Sin categoría

Bendita soledad

El día en que todos nos demos cuenta por fin de que no necesitamos a nadie más que a nosotros mismos para ser felices, ese día cambiarán muchas cosas. Ya no habrá decepciones ni discusiones inútiles, ya no hará falta de nadie para que nuestro día a día sea perfecto.

Basamos parte de nuestra felicidad, una gran parte además, en las personas de las que nos rodeamos. El problema viene cuando esas personas nos fallan, cuando lo hacen una vez tras otra y te preguntas por qué demonios les dejaste entrar en tu vida, por qué les diste la opción de hacerte daño y por qué, a pesar de todo, sigues cayendo una y otra vez en el perdón y en nuevas oportunidades, aún a sabiendas de que no han cambiado. 

Ver la entrada original 161 palabras más

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s